viernes, 27 de diciembre de 2013

3 cuidados esenciales para tener una piel perfecta



Una piel cuidada e hidratada de cualquier edad siempre se verá mucho más bonita que una deshidratada y sin ningún cuidado, con tres o cuatro productos es suficiente.

Además de un cuidado diario, es recomendable seguir algún tratamiento semanal, como peelings y mascarillas, y otros mensuales como pueden ser peelings en más profundidad o limpiezas de cutis.

En la rutina diaria siempre es igual para todos los tipos de pieles, la única diferencia dependiendo del tipo de piel, es el producto a usar y como usarlo.






Limpieza:

Una de las bases más importantes para tener la piel bonita es la limpieza. Y en la que hay más diferencia dependiendo del tipo de piel.
Es básico hacerlo mañana y noche, al acostarse y al levantarse.
Es fundamental no irse a dormir con la piel sucia o maquillada.

Para todo tipo de piel aconsejo eliminar el maquillaje con una agua micelar, un aceite o unaleche desmaquilladora. Con un algodón y posteriormente limpiar la piel.

La limpieza, tanto por la noche como por la mañana, permitirá que la piel sea más receptiva a los tratamientos posteriores y a que el poro se mantenga limpio y cerrado.

Pieles con tendencia grasa: Necesitarán productos que se aclaren con agua, tanto por la mañana como por la noche. Las espumas y los geles son los productos favoritos de esta piel. Para ello se ha de humedecer la cara, emulsionar en forma circular el producto hasta obtener un poco de espuma, es importante insistir en las comisuras de la nariz y la barbilla (donde acumulará más grasa).

Y aclarar con abundante agua, a ser posible dos veces.

Como plus aconsejo utilizar un tónico algo astringente, para poder eliminar el exceso de grasa.

Pieles normales con tendencia mixta: Dependiendo de la tendencia aconsejo usar productos parecidos a los de la piel grasa.

Por la noche es fundamental una limpieza en profundidad, y para ello, es aconsejable un producto que se aclare con agua, igualmente una espuma o un gel limpiador.

Aunque este tipo de piel, al no segregar tanta grasa naturalmente, durante la mañana se puede permitir pasar un tónico o un agua micelar. Todo depende del gusto de cada persona. Otro factor importante es la temperatura ambiental, ya que si hace calor, lógicamente será más necesaria esta limpieza también por la mañana.

Pieles secas: En las pieles secas es mejor no utilizar agua, para ellas es mejor utilizar leches limpiadores, aceites o agua micelar especifica para pieles sensibles que contengan alto contenido de agentes hidratantes. Las pieles secas tienen el poro mucho más cerrado y no se ensucian tanto, aunque en esta limpieza eliminará las células muertas diariamente consiguiendo una piel más nítida.

La leche limpiadora hay que aplicarla directamente poniendo un poco de loción o leche en la mano y con la yema de los dedos ir masajeando en forma circular empezando por los ojos continuando por el resto de la cara.

Hidratación, protección y nutrición:
Este paso es el segundo básico, me gusta aplicar antes la crema contorno de ojos que en toda la cara.
Algunas cremas son útiles tanto para el contorno de los ojos como para el resto de la cara, sin embargo, aconsejo usar una crema especifica.

Al tener la piel grasa: no necesitas cremas, al contrario, cuantos menos productos pongamos mejor, siempre que sean realmente grasas. Por supuesto algunas veces pueden deshidratarse, para ello aconsejo usar solo geles o serum. Las cremas oil-free también son apropiadas.

La piel normal o tendencia mixta: es la que tiene en la parte T un poco más grasa. Necesita hidratación de día una vez se ha limpiado la piel.

La crema ideal es la que protegerá del frío en invierno y cuando empieza a hacer buen tiempo, o si se vive en lugares más cálidos, aconsejo usarla con filtro solar para evitar las manchas de la piel.

Estas pieles pueden usar la misma crema durante el día como por la noche, y realmente, a no ser que hayan sufrido frío excesivo o la tendencia sea de sequedad no es imprescindible una crema nutritiva. Aunque por la noche es cuando podemos aplicar los tratamientos de reparación y prevención de arrugas, como los factores de crecimiento o las células madre.

Piel es seca: Estas pieles son las que en este punto necesitaran más dedicación y cuidados, sobre todo en el momento de escoger el tratamiento más apropiado.

La piel seca, no segregan los folículos tanta grasa, por lo que hay que aportarla externamente, hemos de sustituir esta grasa que no tenemos naturalmente.

Para ello no hay que olvidarse ni un día de la crema de día y la crema de noche.

Aconsejo usar dos cremas diferentes, una de día y otra para la noche, ya que mientras dormimos es el momento en que la piel va a regenerarse, se puede poner más crema (ya que no importa que brille la piel) y la piel va a estar más receptiva.

Contorno de ojos:

La crema para el contorno de ojos, es una de las fundamentales, esta parte de la cara es mucho más fina, por lo que mucho más sensible tanto al envejecimiento como a la sequedad y arrugas también de expresión.

Pieles con tendencia grasa: El principal problema de este tipo de pieles es la hacer bolsas por acumulo de grasa o hasta placas de colesterol en esa zona y debajo de las cejas.

No hay cremas que eliminen estos acúmulos grasos, sin embargo lo necesario es utilizarcontorno de ojos tipo gel que activen la circulación y no aporten más grasa a la piel y sobre todo intentar evitarlas.

Pieles normales o con tendencia mixta: La piel normal debe cuidarse del contorno de ojos igual que el resto de la piel, para evitar la formación de arruguitas, las bolsas de los ojos o incluso la simple congestión al levantarse.

Es por ello se puede utilizar cualquier tipo de crema que sea apropiada para el problema adecuado, es por ejemplo, si hay bolsas o congestión, aconsejo antes una crema más fluida en forma de gel, sin embargo si se trata de evitar la formación de arruguitas de expresión es mejor en forma de crema.

Pieles secas: Las pieles secas, marcan más las arruguitas de expresión, las que popularmente denominamos “patas de gallo”. Es por ello que es fundamental usar una crema contorno de ojos tanto por la mañana como por la noche. La crema ha de ser más grasa o untuosa, el modo de aplicación también es importante, en forma circular y constante hasta conseguir una buena absorción de la misma.

Estos tres simples pasos me han ayudado muchisimo a mantener mi piel tan suave y bonita como la de un bebe, espero a ti te ayuden tambien :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario